A LA COMISIÓN DEL L.O.E.

DE LA REAL SOCIEDAD CANINA DE ESPAÑA

 

 

 

         D. CARLOS REVERTER PARRONDO, con D.N.I.5221256-A, con domicilio en C/ Zorro, 3 de Valdemorillo (MADRID), como mejor proceda, DIGO:

 

         Que tengo el honor de dirigirme a esta Comisión del L.O.E. a fin de exponerle los siguientes

        

 

HECHOS

 

 

         Primero.- Con fecha 3-2-89 me fue concedido el afijo denominado “DE PASO DE LOBOS” 14/89 -3062, registrándose a mi nombre en la F.C.I., previa tramitación de la R.S.C.E.

 

         Segundo.- Mediante escrito de 14 de abril de 1998, solicité transferir a todos los efectos la propiedad del mismo a Dª.M.Carmen Hidalgo González, siguiendo las instrucciones de la F.C.I. y previo pago de las tasas que se me indicaron.

                                                                  

         Tercero.- A dicha petición se da contestación (tras insistir telefónicamente) en escrito dirigido a Dª. M. Carmen Hidalgo de fecha 25 de noviembre de 1998, comunicando que lamentaban comunicar que la F.C.I. había procedido a anular el afijo mencionado, adjuntando copia del escrito de la F.C.I. de fecha 21 de abril de 1998.

 

         Cuarto.- Mediante escrito de 4 de enero de 1999 se procede a devolver la cantidad abonada correspondiente a la transferencia de la propiedad del afijo, insistiendo que es la F.C.I. la que ha procedido a la anulación del mismo.

 

         Quinto.- Mediante escrito de 6 de febrero de 2002, se solicita a la R.S.C.E. una comunicación con los motivos de la anulación comunicada mediante escrito ya referido de 25 de noviembre de 1998.

 

         De igual forma se comunica a la F.C.I.

 

         Sexto.- Si bien la R.S.C.E. no se digna a contestar, sí lo hace la F.C.I. mediante escrito de 4  de marzo de 2002.

 

         La contestación de la F.C.I. desmiente y deja en evidencia lo manifestado y comunicado por la R.S.C.E.

 

         La F.C.I. manifiesta haber recibido un escrito de la R.S.C.E. de fecha 17 de abril de 1998 (dos días después de solicitar la transferencia de la propiedad), pidiendo la cancelación del afijo.

 

         Explica igualmente que los reglamentos de la FCI no autorizan a cancelar afijos sin una demanda escrita de la entidad nacional.

 

         Dicho escrito es remitido a la RSCE, por tanto tienen conocimiento de la misma.

 

         Séptimo.- Ante dicha respuesta, con fecha 15 de marzo de 2002 reiteramos la información requerida con fecha 6 de febrero de 2002, a la RSCE., esto es, los motivos de la anulación del afijo, que no habiendo nacido de la FCI ha tenido que surgir de la RSCE.

 

         Sin embargo, no se contesta a ninguna de nuestras peticiones.

 

         Octavo.- Ante la situación de total indefensión al no poder conocer la causa de la anulación del afijo, a fin de poder examinar la legalidad de dicho acuerdo, decisión o lo que fuere, ponemos la situación en manos de un Abogado, el cual se remite a la FCI, requiriéndoles una explicación, ante lo que en fechas recientes (5 de mayo de 2003), remiten la solución del asunto a la RSCE, y se adjunta el escrito que la RSCE enviara en su día solicitando la anulación, escrito y hecho que había venido ocultándose de forma maliciosa, haciendo creer que la anulación había partido de la FCI, lo que lamentaban por no poder transferir el afijo.

 

         Noveno.- El hecho resulta más grave si cabe, pero explica la razón por la que RSCE haya venido ocultando dicho hecho y el documento consiguiente.

 

         En fecha 17 de abril de 1998, es decir dos días después de solicitar la transferencia, el Sr. Manuel Martín Rodríguez, Presidente de la RSCE, solicita la anulación del afijo en cuestión, en base AL ACUERDO DE JUNTA DIRECTIVA DE LA RSCE EN RESOLUCIÓN AL EXPEDIENTE SANCIONADOR INCOADO CONTRA MI PERSONA.

 

         Resulta especialmente grave porque la resolución del expediente a que se refiere dicho escrito se produce con fecha 30 de septiembre de 1998, y además no se refiere en modo alguno al afijo, el cual no es retirado ni anulado en modo alguno.

 

         En cualquier caso, no es la Junta Directiva la competente para dicha anulación sino la Comisión a la que me estoy dirigiendo.

 

         Décimo.- De lo expuesto se desprenden hechos de extrema gravedad, los cuales han sido calculadamente ocultado/s por su responsable/s:

 

         1.- No fue la FCI la que anulara de motu propio el afijo, como ha tratado de hacer ver, al menos el Presidente y el Secretario de la RSCE.

 

         2.- La petición de anulación del afijo partió del Presidente de la RSCE, mediante escrito de 17 de abril de 1998 dirigido a la FCI, con base en el hecho de haber sido resuelto mi expediente sancionador por decisión de la Junta Directiva, es decir, que debe existir un acuerdo de Junta Directiva que, sin mi conocimiento, declara la anulación de mi afijo.

 

         Que dicha petición se realiza cuando dos días antes se produce una petición de transferencia del afijo, lo que evidencia la mala fe del actuar del Presidente de la RSCE, que realiza dicha petición.

 

         3.- El conocimiento de estar actuando con mala fe se evidencia por el hecho de ocultar dicho documento tras reiteradas peticiones a la RSCE, para ocultar lo que resulta ser un hecho falso, que la resolución de mi expediente había tenido lugar antes del 17 de abril de 1998, cuando dicho expediente sancionador no se resuelve hasta el 30 de septiembre de 1998.

        

         4.- No existe resolución alguna ( y si existiera se me ha ocultado y no se me ha notificado) que declare que me ha sido retirado, anulado o suspendido el afijo.

 

 

         Por todo ello, SOLICITO A ESTA COMISIÓN, que de acuerdo con las competencias que tiene atribuidas:

 

         a.- Me restituya de forma inmediata en la titularidad y propiedad de mi afijo “DE PASO DE LOBOS”, y que así lo comunique a la FCI  de forma inmediata.

 

         b.- Que solicite del Presidente y/o Junta Directiva de la RSCE, la resolución del expediente sancionador adoptado por la Junta Directiva a que se refiere el Presidente Sr. Martín Rodríguez en su escrito de 17 de abril de 1998, acuerdo en que basa la solicitud de anulación del afijo.

 

         c.- Que se admita la transferencia de la propiedad del afijo Dª. M. Carmen Hidalgo González, y que no pudiera realizarse por la maquinación fraudulenta que se está denunciando, precisamente con dicha intención.

 

         d.- Que estos hechos sean puestos en conocimiento de la Junta Directiva u órgano competente en materia disciplinaria, a fin de la oportuna apertura de expediente disciplinario del Presidente del RSCE y demás personas implicadas en esta trama fraudulenta.

 

         e.- Si de los hechos se desprendiera la posible comisión de un delito de falsedad, dado que a la fecha de 17 de abril de 1998, no existía resolución alguna de mi expediente sancionador, ruego que los hechos sean puestos en conocimiento del Juzgado de Guardia, a fin de que pudieran determinarse las posibles personas implicadas.

 

         ABSTENCIÓN: El Presidente y cualquier persona implicada por su participación en los hechos, deberán abstenerse del conocimiento y fallo del presente asunto.

 

         IMPORTANTE: Ante la falta de respuesta de la RSCE ante el presente asunto, solicito una resolución urgente, a fin de poder apelar, y en su caso al Comité de la RSCE, de conformidad con el procedimiento establecido, y poder llegar cuanto antes a la vía judicial, si fuera preciso.

 

         La falta de contestación y el silencio sobre este asunto será considerado como complicidad y ocultación de la maquinación que se denuncia, haciendo responsable de ello a los miembros de la Comisión del L.O.E. que participaran en la ocultación de este expediente.

 

         (Se acompañan copia simple de los documentos referidos a lo largo del escrito, los cuales podrán ser cotejados si así fuese requerido)

 

         Lo que se solicita en Madrid a 13 de Junio de 2003.

 

D.CARLOS REVERTER PARRONDO.